Aumentan los delitos y estafas en Internet

En los últimos tiempos hemos visto cómo ha habido muchos casos de malware de todo tipo. Ransomware, troyanos bancarios, virus… En el caso de España, los delitos en Internet se han multiplicado en apenas unos años. Gran parte de estos delitos vienen por estafas, engaños a usuarios, compras que al final no llegan al cliente o cargos en cuentas bancarias sin permiso. Las prácticas utilizadas a la hora de navegar por la red, son vitales para mantener nuestra seguridad y privacidad.

Aumentan las denuncias

Según informa La Región, se ha pasado de 300 denuncias en de este tipo ante la Policía Nacional y la Guardia Civil en Orense hace dos años, a las 762 que se han contabilizado en lo que va de año. Esto hace que casi se haya triplicado ya la cifra y, por desgracia, lo normal es que llegue a triplicarse en estos dos meses que quedan de año.

Como hemos mencionado, uno de los delitos que más se han repetido este año es el de pagar por algo que luego no recibe el cliente. También aparece en esta lista de denuncias alquileres de viviendas, material agrícola y digital.

La semana pasada se presentaron las dos últimas denuncias. Una de ellas, la víctima estafada compró un teléfono móvil por Internet que nunca llegó a ver. No le reembolsaron el dinero, claro.

La otra denuncia, la persona que sufrió la estafa aseguraba que le habían cargado tres cargos en su cuenta bancaria por un valor total de 890€. El motivo eran tres compras que nunca llegó a realizar.

Pero esto son datos de una zona española. Si lo trasladamos a nivel nacional, no existen muchas diferencias. Los delitos en la red han aumentado en igual proporción en los últimos años. La gran mayoría son fraudes.

Estafas comunes

Según cuentan desde la propia Fiscalía, una de las estafas más comunes en Internet es el phishing. De ello hablamos más a fondo en un artículo previo. Con esto los ciberdelincuentes logran recopilar datos personales de la víctima. Con estos datos pueden suplantar su identidad y utilizarlo para realizar compras en la red, usar tarjeta de crédito, etc.

Precisamente de esto último de la utilización de tarjetas de crédito de forma fraudulenta, ha aumentado notablemente las denuncias. Hoy en día muchos usuarios deciden pagar con su teléfono móvil. La tecnología NFC lo permite. Esto es algo positivo, ya que nos ahorra llevar con nosotros las tarjetas, pero también peligroso.

Es aquí donde los hackers utilizan sus técnicas para suplantar las credenciales móviles de las víctimas. Utilizan su teléfono para realizar compra inferiores a 20 euros y no tener necesidad de poner el pin.

Otro delito también muy denunciado ante la Guardia Civil y Policía Nacional y que ha aumentado en los últimos tiempos, es el de ataque a la información. Ataques a la intimidad personal tras el robo de fotos y vídeos de los dispositivos móviles.

Ante esto, ante el aumento de estafas en Internet, lo mejor es utilizar el sentido común. También una buena opción es la de instalar software de seguridad que nos permita hacer frente a posibles ataques. Siempre utilizar contraseñas fuertes para nuestras cuentas personales.