Cómo conectarnos de forma segura a una red Wi-Fi pública este verano

Existen muchas redes disponibles de manera abierta. Esto es útil especialmente cuando estamos de viaje. Más aún cuando estemos en un país extranjero donde nuestra tarifa de datos no es válida o está limitada. Pero no todas estas redes son seguras. Hay que tener ciertas precauciones y algunas recomendaciones que hay que seguir para no lamentar haber entrado en una red pública. En este artículo vamos a explicar cómo conectarnos de forma segura a una red Wi-Fi pública este verano cuando estemos de vacaciones.

Conectarnos de forma segura a una red Wi-Fi pública

Los ciberdelincuentes pueden atacar de formas muy diversas a los usuarios. Una de ellas es con la creación de redes Wi-Fi abiertas fraudulentas. Las utilizan como cebos. Buscan que las víctimas entren, pongan aquí sus cuentas, naveguen, y acaben infectados por algún malware. También, incluso peor, pueden llegar a robar nuestras credenciales. Una problemática bastante importante.

Es por ello que tenemos que tomar ciertas precauciones. Vamos a dar algunos consejos para conectarnos de forma segura a una red Wi-Fi pública o abierta. Este tipo de conexiones las podemos encontrar en muchos centros comerciales, estaciones, hoteles, restaurantes… No todas ellas son legítimas.

No acceder a cuentas sensibles

El primer consejo es evitar acceder a cuentas sensibles a través de una red Wi-Fi pública. Esto significa que no debemos entrar en nuestra cuenta bancaria, por ejemplo. También evitar acceder a sitios donde tengamos que realizar una transacción, utilizar una tarjeta de crédito o pagar de alguna manera.

Por otra parte, siempre que naveguemos tenemos que asegurarnos de que estamos en una web con protocolo HTTPS. De esta manera nuestros datos viajan de forma cifrada. Evitamos que puedan caer en malas manos.

También, especialmente si necesitamos utilizar redes públicas para acciones sensibles, conviene utilizar una VPN. Hay muchas opciones, tanto de pago como gratuitas. Este tipo de herramientas nos permite navegar de forma segura, como si estuviéramos dentro de un túnel entre nuestro dispositivo e Internet.

Seguridad de una red Wi-Fi abierta

Cuidado con los términos que aceptamos

Seguro que en alguna ocasión estamos en algún lugar público y nos encontramos con una red abierta. Nos intentamos conectar y nos piden una serie de datos y aceptar unos términos. Esto puede ser un problema. Es posible que estemos aceptando recibir publicidad a nuestro e-mail o número de teléfono. Incluso puede que nos obliguen a descargar alguna aplicación.

Hay que tener cuidado con esto y leer bien lo que estamos aceptando. Siempre que sea posible hay que evitar dar datos reales. Puede ser una manera de llenar nuestra bandeja de entrada de mensajes Spam.

Evitar redes abiertas

Siempre que se pueda también es importante evitar las redes abiertas. Es cierto que una web con clave no significa que sea segura. Sin embargo es más probable que un ciberdelincuente pueda acceder a una red abierta, que a una con contraseña.

Por tanto siempre que estemos en un restaurante, bar o cualquier lugar, es mejor preguntar a alguien la contraseña que utilizar una red abierta.

Programas de seguridad

Utilizar programas y herramientas de seguridad también es vital. No solamente nos protegen en caso de acceder a una red ilegítima que pueda llenar de malware nuestro dispositivo. También nos protege frente a otras muchas amenazas. Es una buena solución, por tanto, para mantener el buen funcionamiento en nuestros dispositivos este verano.

Y siempre que tengamos la curiosidad al estar conectados a una red podemos realizar un test de velocidad. De esta manera podremos optar por una u otra conexión, en caso de tener varias opciones. Así nos aseguramos de estar utilizando la mejor.