Herramientas y consejos para protegerte al conectarte a redes WiFi públicas

Muchos no son conscientes de los peligros que corren al conectarse a las redes WiFi públicas, ya sean en instituciones o en negocios privados. Los datos entre los que están conectados al mismo punto de acceso son vulnerables. Además es relativamente fácil para cualquiera con ciertos conocimientos para interceptar la señal y, con ella, nuestros datos.

Las redes WiFi públicas están proliferando cada vez más en las ciudades. No siempre son las más rápidas pero si que son muy prácticas. Sobre todo cuando no queremos gastar esos megas tan preciados de nuestra tarifa de datos. Este interés es el que aprovechan algunos, con malas intenciones, para esperar pacientemente a que caigamos en sus garras. O mejor dicho, que caigan nuestros datos.

Mucha gente piensa que por contar con una red WiFi que tenga contraseña, normalmente WPA2, ya mantiene a salvo sus datos de miradas indiscretas, pero el peligro es, precisamente, que esta contraseña se comparte con demasiada gente en las redes WiFi públicas – o directamente no existe-.

Ahora bien, no hay tampoco que preocuparse en exceso, sino ocuparnos de nuestra seguridad. Para ello vamos a dar una serie de consejos que nos mantendrán a salvo mientras navegamos conectados a un WiFi público.

cartel de redes wifi públicas gratis

Protege tus datos en redes WiFi públicas

Antes de seguir adelante, como norma general y aunque activemos todos los protocolos, lo ideal es que las redes WiFi públicas las utilicemos para cosas de poco “peligro”. Es decir, hay que evitar consultar nuestra cuenta del banco o comprar a través de ellas con nuestra tarjeta de crédito.

Hechas estas salvedades, el primero de los consejos es hacerse con una VPN. Aunque estemos conectados a un WiFi público, tener activado este servicio hará que nuestros datos estén protegidos. Los hay gratuitos, pero no está de más pagar por uno para contar con un poco de protección extra. Eso sí, las VPN pueden reducir nuestra velocidad de Internet hasta un 25%.

Otro consejo es navegar por páginas que tengan activado el cifrado de los datos. Hablamos de aquellas que su URL empieza por HTTPS, en lugar de HTTP.

También estaría totalmente prohibido hacer cualquier transferencia mediante FTP. Y además, comprueba que en la aplicación de email estás usando el protocolo SSL para los servidores IMAP, POP3 y SMTP.

Finalmente, el último consejo es: ten sentido común. Muchos atacantes no se preocupan de buscar a los usuarios que están en un WiFi Público. Lo que hacen es montar un punto WiFi con un nombre parecido para engañarnos. Es más, duda de aquellos que sean simplemente “wifi gratis”. Si detrás de ellos hay un hacker, es probable que todos tus datos caigan en sus redes.