Formas en las que se puede propagar el malware

Vivimos en un mundo cada vez más conectado. Utilizamos Internet en el móvil, en la tableta, en la televisión… Cada vez hay más aparatos interconectados. Esto tiene sus cosas positivas, pero también negativas. Al mismo tiempo que ha aumentado el número de usuarios a la red y de los dispositivos conectados, también lo ha hecho el número de malware. Esto es evidente: a más usuarios, mayor propagación. En este artículo vamos a ver las formas más comunes en las que se puede propagar el malware.

Forma de propagar el malware

Mucha gente cree que los virus, el malware en general, únicamente llega si nos descargamos un archivo infectado. Pero no es la única manera, ni mucho menos. Una de las formas más frecuentes es mientras navegamos.

Al navegar por diferentes webs a veces nos aparecen ventanas emergentes. Estas ventanas suelen ser anuncios publicitarios, normalmente inofensivos. Pero en ocasiones están diseñados de forma maliciosa. Algunos son insistentes y nos envían mensajes como que nuestro equipo está en riesgo y que hay que actualizar o instalar X aplicación para solucionarlo.

Así es como podemos infectar nuestro equipo de adware o algún tipo de software malicioso que ponga en riesgo el buen funcionamiento de nuestro equipo. Explicamos algunos métodos para proteger nuestro equipo.

Archivos PDF o Word

También nos podemos infectar a través de archivos PDF o incluso de Word. Pueden traer macros configuradas de forma maliciosa que afecte a nuestro sistema. Estos archivos lo normal es que se propaguen a través de correos electrónicos.

Lo mejor es ignorar e-mails desconocidos o sospechosos en los que viene un archivo adjunto de este tipo. A veces nos incitan en cierta forma. Pueden traer el nombre de una conocida empresa o pueden hacernos creer que hemos ganado un premio. La desconfianza, en estos casos, es lo mejor.

Estos archivos incluso pueden traer incorporados ransomware. Se trata de un tipo de malware muy popular últimamente. Como sabemos la función que tiene es la de cifrar archivos en el equipo. Los atacantes piden un rescate económico a cambio de descifrarlo.

Memorias USB

Cuidado con los USB ajenos. Tanto la propia memoria como el ordenador donde lo metemos. Hace unos meses fui a una copistería con mi pendrive para imprimir unos documentos y al llegar a casa y volver a conectar la memoria en mi ordenador, ésta tenía una serie de carpetas y archivos extraños. No fue a más y por suerte bastó con formatear el pen.

Por ello tenemos que tener cuidado de dónde conectamos nuestros dispositivos. Especialmente en bibliotecas, copisterías y lugares por donde pasan muchos usuarios cada día.

Aplicaciones gratuitas

A través de aplicaciones gratuitas. En ocasiones descargamos un programa para ordenador gratuito, pero trae incorporado algún tipo de adware. Hay que estar atentos a la hora de instalarlo porque normalmente nos permite quitar la opción de instalar cosas añadidas. Esto también es muy común.

Lo que sí podemos tener seguro es que en un gran porcentaje de propagación de malware, se requiere la interacción del usuario. Por ello lo mejor es tener sentido común. Sospechar siempre de páginas que no conozcamos. Estar alerta de posibles archivos dañinos que vayamos a descargar.