¿Por qué la fibra óptica no pierde velocidad?

En los últimos años hemos visto cómo la fibra óptica se ha instalado en nuestros hogares. Cada vez son más las localidades españolas y los hogares que tienen cobertura de fibra. Poco a poco dejamos a un lado el ADSL que nos acompañó durante tantos años. Las mejoras son notables. Una de ellas, la más valorada por los usuarios, es la velocidad. Su antecesor tenía puntos débiles en este sentido. Por ello en este artículo vamos a hablar de las diferencias entre ambas tecnologías y por qué la fibra óptica no pierde velocidad.

La fibra óptica no pierde velocidad

Algo que define y que podemos destacar es que la fibra óptica nos ofrece velocidad real. Cuando realizamos un test de velocidad en una conexión de ADSL, normalmente no nos llega lo contratado. Esto puede ser por muchos factores. La distancia a la central, dónde vivamos, el estado del cableado, etc.

Con la fibra óptica la velocidad que nos llega hasta nuestro router es la real, sin pérdidas. Esto es así ya que con el ADSL mientras más distancia haya a la central, más pérdida de velocidad tendremos. Lo normal es que no vivamos junto a la centralita y por tanto no nos llegue la velocidad real.

El cableado de fibra óptica llega hasta el interior del hogar. Así la velocidad es realmente la que nos tiene que llegar. Por ello lo normal, salvo que haya algún problema de algún tipo, nos llegará lo que tengamos contratado. Con el ADSL esto es mucho más complicado por lo que hemos mencionado.

Datos a través de la luz

La fibra envía y recibe datos a través de la luz. El cable, por tanto, es muy diferente al cobre del ADSL. Más fácil de conseguir altas velocidades y además sin perder capacidad por el camino.

Otra cuestión es la mejora de la velocidad por WiFi. Evidentemente tengamos ADSL o fibra óptica vamos a experimentar una bajada de velocidad conforme nos alejamos del router. Existen formas, eso sí, de mejorar este problema. Pero con la fibra óptica tenemos mayor velocidad y si por ejemplo perdemos un 50% de velocidad conectándonos a 20 metros del router, con la fibra óptica nos llegaría más, especialmente de subida, que suele ser simétrica.

En definitiva, gracias a la tecnología que utiliza, la fibra óptica ofrece una velocidad real. Nos llega a nuestro hogar la conexión que tenemos contratada.