Puede que tu vecino haga que el WiFi vaya más lento (sin tener la clave)

Una de las razones que más preocupa a los usuarios en Internet es que alguien le robe WiFi. Es cierto que esta posibilidad está presente. Existen métodos por los cuales nuestro vecino o cualquier persona podrían conseguir nuestra clave. Sin embargo, ya explicamos algunos consejos para tener una contraseña más fuerte y que sea más complicada de averiguar. Pero siempre que nos vaya mal el Internet WiFi no tiene que ser porque nos han robado. Nuestro vecino puede estar detrás del mal funcionamiento… aunque sin quererlo.

Interferencias con el WiFi del vecino

Esto es así ya que el WiFi utiliza un determinado canal. Si varias conexiones utilizan ese mismo canal, puede haber interferencias. Por ello puede ocurrir que la conexión vaya más lenta. Esto es algo que puede pasar sin que nuestro vecino o nosotros mismos lo sepamos.

Lo mejor es que realicemos un test de velocidad para comprobar cómo funciona nuestra conexión. Así conoceremos si todo va bien o si por el contrario recibimos una velocidad que no nos corresponde. Si ocurre la segunda opción, podremos analizar qué problema hay.

Uno de ellos, en el caso del WiFi, puede ser lo comentado respecto al canal en el que nos conectamos. Puede ocurrir que nuestro vecino, su conexión inalámbrica, esté interfiriendo en la nuestra.

Por tanto, lo primero que debemos de saber es en qué canal se mueve el WiFi de nuestros vecinos. Para ello existen diferentes programas. Tendremos que hacer un escaneo. Si vemos que nuestra conexión está en un mismo canal que la del vecino, podemos cambiarla.

Programas para escanear

Para Windows tenemos por ejemplo el programa Inssider y WirelessNetView. El primero requiere instalación. El segundo es portable. Ambos funcionan de forma similar: realiza un escaneo y nos muestra los SSID de nuestros alrededor y los canales donde se conectan.

Con esto podremos ver qué canal está más alejado de los demás. Así podremos prevenir posibles interferencias. Siempre es conveniente estar lo más alejado de la conexión WiFi que tengamos más cercana. Ésta suele ser la que más fuerza tiene y, por tanto, la que más problemas puede darnos.

Así podremos determinar si el problema de que nuestra conexión no vaya bien puede ser por el WiFi del vecino o no. Evidentemente, si vivimos en un piso con muchos usuarios conectados, este problema es más común que si vivimos en una casa muy alejada de las demás viviendas.