¿Qué nos van a aportar las nuevas redes móviles 5G?

Es la gran promesa para 2020 y la llegada del 5G es casi inminente. Vodafone ya está instalando tecnologías 4,5G que lo van adelantando al crear redes de hasta 700 Mbps de descarga en grandes capitales. La nueva generación de redes móviles está a la vuelta de la esquina y la pregunta es ¿qué nos aportará?

El cuándo ya está marcado, 2020. Será en el momento en el que vamos las primeras ofertas – o eso se espera – comerciales de redes 5G. Eso no quiere decir que no se vayan dando ya los primeros pasos. Tanto en 2018 como en 2019, los operadores van a tener desarrollos tecnológicos para preparar el terreno.

Como pasó con el 3G y el 4G, la llegada va a ser progresiva. No llegarán todas las redes 5G a la vez en 2020. Empezarán las primeras zonas con cobertura para luego ir extendiéndose.

¿Qué ofrece la tecnología 5G?

Lo más inmediato que vamos a notar, es que se subirán las velocidades de descarga.  Se superarán los 300 Mbps que podemos obtener ahora con una portadora en 4G  y se alcanzarán límites teóricos de 5 Gbps y hasta 10 Gbps. Esto incluso mejorará hasta las velocidades que da la fibra óptica en algunos casos. Los contenidos audiovisuales en streaming, por ejemplo, no tendrán ya cuellos de botella para ofrecer calidades HD y 4K sin problemas.

Ahora bien, lo que realmente va a cambiar el 5G es todo nuestro entorno “Smart”, el llamado “Internet de las Cosas”. La tecnología 5G ofrecerá una mayor capilaridad. Es decir, más dispositivos van a poder estar conectados a la misma celda de cobertura. Todo lo que tenemos en casa, coches, y otros elementos de las calles podrán estar 100% conectados.

dedo sobre 5G

Finalmente, también se van a conseguir latencias mínimas. Esto es, el retardo entre que se emite una orden y le llega al dispositivo – si sois “jugones” es el temido lag -. Esto que en un videojuego ya se ve como importante, en sistemas de seguridad o en el coche autónomo, es vital.

¿Cómo se va a implantar el 5G?

Como pasó con otras tecnologías, habrá que poner nuevas antenas. Supone una inversión en redes nuevamente por las operadoras. Esta inversión se traduce en nuevos equipos y negociaciones en emplazamientos actuales y nuevas ubicaciones.

Ahora bien, eso no quiere decir que se vaya a olvidar la red 4G. La idea es llegar con experiencias como el 4,5G y sus 700 Mbps, a través de la agregación portadoras. Donde no pueda llegar el 5G en sus inicios, para ofrecer una experiencia similar o, al menos, mucho más avanzada que el 4G, se llegará de esta manera.

El 5G, por tanto, se puede convertir en la tecnología que cambie el mundo. Será capaz de ser una alternativa real a las redes fijas de fibra óptica y ADSL donde no llegue el cableado. Pero, sobre todo, logrará hacernos la vida mucho más fácil.