VPN Gratis ¿merecen la pena?

La privacidad y el anonimato son las cartas de presentación de las VPN gratis que podemos encontrar por Internet y, algunas, hasta las integran ya navegadores como Opera. Sin embargo ¿es mejor gastarse algo de dinero? ¿con una VPN gratis nos sirve y nos basta?

Para el que no esté familiarizado con el término, decir que VPN significa Virtual Private Network (VPN), lo que se traduce por red virtual privada. Esto significa que cuando utilizamos una VPN, nuestro ordenador se conecta a Internet pasando por una serie de servidores que ocultan y cifran sus datos para que no puedan ser rastreados. Lejos de ser algo ilegal, es hasta recomendable es este mundo donde nos habíamos olvidado de proteger nuestra identidad y ya nos hemos llevado algunos sustos.

Aunque su función es que nos podamos “ocultar” de miradas indiscretas, sobre todo como seguro en el momento de conectarnos a redes públicas, la realidad es que una VPN, para la mayoría, es sinónimo de poder ver contenido que está restringido en su país, ya que con este método nos pueden asignar una IP de otro país y confundir así a Netflix, HBO, etc.

vpn

¿Merece la pena pagar o con una VPN gratis nos es suficiente?

Lo cierto es que esto tiene un sesgo muy personal. Si sólo quieres proteger tu privacidad, es muy probable que con una gratuita nos sirva. Bien es cierto que lo gratis… es gratis y quizás no están tan blindadas como las de pago. Las empresas no viven del “aire” y tienen que sacar dinero por algún lado así que es probable que tengas que comerte algo de publicidad extra, en el mejor de los casos.

Ahora bien, si ya quieres tener una buena experiencia para ver contenidos de un país en concreto, y si no eres muy avezado en el tema técnico, por poco dinero que cuestan, la forma de usar una VPN de pago como, por ejemplo, ExpressVPN, hace que te quites muchos problemas.

Además, la mayoría de los VPN gratis de calidad que hay, en realidad, son una prueba para ver si nos pasamos a alguno de los planes de pago. Entre las limitaciones que imponen son un trafico limitado al mes, entre 1 y 10 GB, la obligación de sólo usarlo en un dispositivo, ya sea en el PC o en el móvil pero no en los dos, así como otras limitaciones como soportar que los que están pagando tienen preferencia o no podemos usar servicios P2P.

Eso si, es una buena forma de probarlos y saber si nos serían útiles o no.