Así hay que poner las antenas del router para mejorar la conexión

Hoy vamos a hablar de un aspecto físico de los routers y cómo puede afectar a la velocidad de conexión. Vamos a tratar el tema de las antenas del router. Es cierto que no todos los dispositivos las tienen de forma visible, de forma externa. Pero aquellos que sí las tengan, forman parte muy importante para la calidad de conexión. La manera en la que las orientemos puede determinar un mayor o menor alcance, así como la propia velocidad y calidad.

Cómo colocar las antenas del router

En un artículo anterior ya vimos la importancia de cómo colocar el router. Hablamos de que lo ideal era ponerlo en un sitio a media altura, en el centro de la casa y alejado de electrodomésticos y grandes muros. De esta manera se distribuye mejor la conexión por todo el hogar.

Hoy nos vamos a centrar en un apartado que puede generar confusión. Las antenas forman parte importante para la conexión Wi-Fi. Normalmente los usuarios pueden creer que ponerlas en posición vertical las dos (en caso de que tenga dos, como suele ser habitual) o incluso orientarlas directamente al dispositivo, es mejor. Esto no tiene que ser así en todos los casos.

Para que nos hagamos una idea, la antena desprende ondas de forma circulares. Como si fueran aros que viajan de la antena al dispositivo. Lo mismo ocurre con las antenas receptoras. Esto significa que lo ideal es que la antena emisora y receptora no estén en la misma posición (horizontal o vertical). Los ordenadores portátiles suelen estar en horizontal, por lo que lo idóneo es que en el router esté en vertical.

Caso distinto es el de los móviles y tabletas. La mayoría cuentan con la antena Wi-Fi en forma vertical. Por tanto nuestro router debería de estar en horizontal.

Esto que hemos explicado es así ya que tanto el receptor como el emisor concuerdan en la polarización. Como si juntamos un imán, por decirlo de alguna manera. De esta forma se maximiza la recepción.

Cómo colocar correctamente las antenas del router

Si puede ser, una en cada posición

Por tanto, como podemos imaginar, lo ideal es colocar una antena en horizontal y otra en vertical, en caso de disponer de al menos dos. Esto especialmente tiene que ser así para tener una mejor conexión con el móvil o Tablet. Normalmente el móvil no lo estamos sosteniendo siempre en la misma posición.

Si solamente contamos con una antena, siempre podemos modificar su posición según las necesidades. Además, podemos probar y realizar un test de velocidad para ver cómo cambia al ponerla en horizontal o vertical, según el dispositivo que queramos conectar.