Aspectos importantes para proteger tu router

La seguridad es un aspecto muy importante para mantener nuestros dispositivos en buen funcionamiento. También lo es para tener buena velocidad de Internet, ya que el malware y otras amenazas pueden mermar la conexión. Existen muchos aspectos a tener en cuenta para proteger nuestros equipos. Sin embargo uno muy importante y que algunos usuarios no tienen en cuenta es el propio router. Pero no basta únicamente con ponerle una contraseña al Wi-Fi. En este artículo vamos a hablar de algunos aspectos importantes para proteger nuestro router.

Consejos de seguridad para proteger el router

Cambiar valores de fábrica

Lo primero que tenemos que hacer es cambiar los valores de fábrica del router. Esto es algo básico. Sin embargo es una realidad que muchos usuarios nunca han cambiado las credenciales para acceder al router. Un error.

Cuando compramos un router, de forma predeterminada viene configurado con un usuario y clave para acceder a la configuración. Suelen ser del tipo admin, admin123, etc. Un atacante podría acceder a la configuración simplemente con conocer el modelo de nuestro aparato y tener los conocimientos necesarios.

Por tanto es vital cambiar estas credenciales cada más obtener un nuevo router. Para ello tenemos que acceder al mismo. Suele ser mediante 192.168.1.1. En el menú encontraremos una opción para cambiar la contraseña. Tenemos que acceder y poner aquella que creamos conveniente. Hay que tener en cuenta que debe de ser compleja, con datos y números que no nos relacione.

También, de serie, nos viene un nombre para la conexión Wi-Fi. Es un nombre genérico que nos muestra nuestra compañía e incluso modelo del router. Lo ideal es cambiarlo por algo aleatorio, que nadie pueda saber que es nuestro y dar la menor información posible.

Claves de seguridad para proteger el router

Contraseña Wi-Fi fuerte y cambiante

Esto es quizás lo que los usuarios tienen más en cuenta. Hay que poner una contraseña fuerte y compleja a nuestra red Wi-Fi. Ésta debe contener letras (a ser posible minúsculas y mayúsculas), números y otros caracteres. Hay que evitar cualquier palabra o números que nos relacione. Por ejemplo no poner nuestro nombre, número de teléfono, etc.

Es importante también cambiar esta clave de forma periódica. De esta manera nos aseguramos de proteger nuestro router y nuestra conexión inalámbrica.

Pero el tipo de cifrado es lo más importante de todo. De ello hablamos en un artículo anterior, donde explicamos el tipo de contraseña más adecuado. No podemos poner cualquiera, ya que podríamos facilitar la entrada de intrusos a nuestra red.

Asegurar nuestra conexión Wi-Fi

Tener un control de todo lo que ocurre

Ponemos contraseñas fuertes y complejas para proteger nuestra conexión, pero aun así es probable que de alguna manera nuestro router esté en peligro. Es conveniente, por tanto, echar un vistazo frecuentemente a las conexiones. De esta manera podremos ver si ha entrado algún intruso que no debería a nuestra red.

Para ello tenemos que acceder al dispositivo e ir al apartado correspondiente. En un artículo anterior explicamos cómo saber quién se conecta al router.

Actualizaciones de seguridad

Esto puede aplicarse a cualquier dispositivo. Tenemos que estar atentos a posibles parches o actualizaciones de seguridad. En ocasiones surgen vulnerabilidades que pueden poner en riesgo el buen funcionamiento. Los propios fabricantes sacan actualizaciones para corregir estos fallos.