Cable de fibra óptica: cómo funciona esta tecnología

En los últimos años hemos visto un cambio progresivo de la forma en la que nos conectamos a Internet. Hemos pasado del ADSL a la fibra óptica y cada vez más hogares utilizan esta tecnología. Si realizamos un test de velocidad hoy, los resultados nada tienen que ver con los de hace unos años. Cada vez hay más velocidad y de forma simétrica. Lo mismo ha ocurrido con el Internet móvil. En este artículo vamos a hablar de cómo funcionan los cables de fibra óptica.

Cómo funciona la fibra óptica

Hasta el ADSL la conexión llegaba por cable de cobre. El mismo del teléfono de toda la vida. Sin embargo con la llegada de la fibra óptica ha sido necesario adaptar los hogares con un nuevo cableado. Esto mismo es lo que provoca que muchos usuarios todavía no puedan contratar la fibra, porque no llega hasta su hogar.

Pero si hablamos de la fibra óptica, la base principal, es la luz. Los egipcios ya utilizaban espejos para reflejar la luz hasta el interior de las pirámides. Algo así, salvando las distancias, es lo que se consigue con esta tecnología.

La luz, la clave

Si abrimos un cable de fibra, podemos ver que está compuesto por hilos muy finos de material transparente. También lleva vidrios (silicio) y materiales plásticos. A través de ellos se envían impulsos de luz que en realidad son los datos que se transmiten. La fuente de luz puede ser un láser o un diodo LED.

Estas fibras, estos cables, sirven para enviar una gran cantidad de datos y a una gran velocidad y distancia. Mucho más de lo que permite un cable de cobre, como usa el ADSL.

Una de las características principales de la fibra óptica es que es inmune a las interferencias electromagnéticas. Esto es lo que hace que no pierda velocidad con la distancia tan fácilmente como ocurre con el cobre.

Sin entrar en detalles matemáticos ni físicos, los dos principios por los que la fibra óptica funciona son la refracción y la reflexión. La primera es el cambio de dirección que llevan las ondas cuando pasan de un medio a otro. Esto se puede experimentar cuando metemos un objeto en agua y parece que se desplaza dentro.

Por su parte la reflexión es el cambio de dirección de la onda, pero hacia el origen.

Como todo, tiene sus pros y sus contras. Una de las ventajas es que este tipo de cable es más barato que el cobre. Sin embargo también es más frágil y dificulta su instalación en algunos casos.