Conectarse por cable o por Wi-Fi: cuál es más seguro y cuál más rápido

Vivimos en una época en la que estamos más conectados que nunca. El conectarse a Internet no se reduce exclusivamente a tener un ordenador conectado al router. Hoy en día navegamos desde móviles, tabletas y muchos otros dispositivos. En muchas ocasiones surge la duda: conectarse por cable o por Wi-Fi. En este artículo vamos a explicar cuál es la manera más rápida y cuál la más segura.

Diferencias entre conectarse por cable o por Wi-Fi

Es cierto que en muchas ocasiones no nos quedará más remedio que utilizar la red inalámbrica, el Wi-Fi, para conectarnos. Vamos a intentar explicarlo para aquellos casos en los que tengamos ambas opciones disponibles.

Velocidad

La velocidad es seguramente el factor más determinante para elegir conectarnos por Wi-Fi o por cable. Es cierto que las redes inalámbricas han mejorado mucho en los últimos años. Cada vez los routers y los dispositivos están más capacitados. Sin embargo, cuando hacemos un test de velocidad comprobaremos que, si todo está correcto, por cable nos llegará mejor conexión.

Además, también hay que tener en cuenta la calidad. Por cable la conexión es más estable, aunque la velocidad pueda ser similar si no nos encontramos lejos del router.

Por otra parte, las redes inalámbricas son más sensibles. Paredes, grandes muros, muebles o incluso electrodomésticos, pueden hacer que la velocidad disminuya. Esto por cable no ocurre, ya que todo es más estable.

Aunque existen diferentes normas y estándares para cada tipo de conexión, en general, una conexión de cable de red correctamente instalada termina siendo más rápida que una conexión WiFi.

Conectarse por cable o por Wi-Fi

Seguridad

Ahora bien, si nos centramos en la seguridad, ¿cuál es mejor? En este caso nuevamente gana el cable. Al conectarnos de forma inalámbrica podemos sufrir numerosos tipos de ataques remotos. Además, podrían acceder a nuestra conexión, aunque para ello existen herramientas para asegurar nuestro router.

Por cable, sin embargo, este problema no ocurre. Nuestros equipos estarían más seguros al conectarse así.

También, si dejamos a un lado nuestro propio hogar, es más peligroso conectarse a redes inalámbricas en otras partes. Esto es así ya que puede tratarse de un punto de acceso falso. Los ciberdelincuentes los utilizan para hacerse con las credenciales de los usuarios. Suelen ponerlos en centros comerciales o estaciones. Aunque por cable no estamos exentos de sufrir algún tipo de ataque, sí es cierto que es menos probable.

Entonces, ¿cómo conectarse: por cable o por Wi-Fi? La respuesta es simple: depende de la circunstancia. Si estamos en nuestra casa y tenemos la opción de Wi-Fi o cable, al final dependerá de la comodidad y de cómo sea nuestra conexión. Siempre que se pueda, para mantener una conexión estable lo mejor es por cable. Si estamos en un sitio donde sea más cómodo conectarse de forma inalámbrica, tenemos que asegurarnos de que la velocidad es aceptable.

Lo que sí está claro es que cada vez más vamos a tener que conectarnos a redes inalámbricas. El uso de móviles y otros dispositivos similares, hace que sea mucho más complicado utilizar cables.