Consejos para protegernos frente a ataques ransomware

En los últimos tiempos hemos visto cómo ha aumentado el malware. Uno de los más peligrosos y que más daño puede hacer es el denominado ransomware. Como sabemos, consiste en que el atacante secuestra el equipo, los archivos, de la víctima. A cambio pide un rescate económico para que el usuario pueda volver a abrir esos archivos. Un problema bastante serio, ya que podemos perder datos importantes. En este artículo vamos a hablar de cómo protegernos frente a ransomware y qué consejos podemos utilizar.

Protegernos de ataques ransomware

Lo primero que debemos hacer es mantener nuestro equipo actualizado. Esto significa tener instalados los últimos parches, ya que resuelven posibles vulnerabilidades críticas del sistema operativo. Y en referente a esto, al sistema operativo, da igual el que utilicemos: ninguno está exento de sufrir ataques de ransomware. Ya sea Windows, Mac o cualquier distribución de Linux.

Además, un complemento indispensable es utilizar software de seguridad. Existen muchos y cada uno puede centrarse en un tipo de malware diferente. Precisamente de los tipos de malware que podemos encontrarnos hablamos en un artículo recientemente. Un buen antivirus es vital en estos casos. Que sea potente en tiempo real y, sobre todo, actualizado.

Pero lo principal para hacer frente a ataques de ransomware es el sentido común. La manera de infectarnos es mediante la interactuación del usuario. Es decir, tenemos que descargar un archivo, ejecutar un programa o realizar alguna acción. Hay que estar siempre alerta y no abrir un archivo adjunto de un correo electrónico que desconozcamos su procedencia o que nos haga sospechar, por ejemplo. Existen muchas formas para propagarse el malware.

Bad Rabbit, el último en llegar

Hace un par de días pudimos leer la noticia de Bad Rabbit, un nuevo ransomware. Aparentemente está teniendo una rápida propagación similar a la que tuvo Wannacry. La manera de infectar a la víctima es mediante una falsa actualización de Adobe Flash Player. Por ello debemos de tener presente siempre las fuentes oficiales a la hora de descargar cualquier programa o realizar una actualización.

En definitiva, lo mejor es utilizar el sentido común. Evitar descargar o instalar programas que no sepamos la procedencia. Del mismo modo no abrir archivos adjuntos que podamos recibir por correo electrónico de fuentes desconocidas. Incluso a través de las macros de archivos Word podemos ser víctimas de ransomware.