Los electrodomésticos afectan a la calidad del Wi-Fi: esto puedes hacer

Vivimos en una época en la que estamos rodeados de aparatos, electrodomésticos, dispositivos móviles por todas partes. Queramos o no es así. Si hablamos de conexión a Internet, hace unos años todo se podía reducir a un (o dos como mucho) ordenador conectado por cable a nuestro router. Hoy en día el cable ha dado paso al Wi-Fi en muchos casos. Nos conectamos con el móvil, Tablet, portátil, televisión… Pero claro, al final pueden interferir también otros aparatos y la calidad de la señal no es la adecuada.

Los electrodomésticos, enemigos del Wi-Fi

De eso vamos a hablar en este artículo. De cómo la calidad de nuestra señal Wi-Fi puede verse disminuida por algunos electrodomésticos y aparatos. La posición en la que tengamos el router es importante.

Para que nos hagamos una idea, un router como mejor funciona es a campo abierto. Sin objetos ni interferencias por medio. Pero no hablamos únicamente de paredes físicas, muebles, puertas… También puede afectar incluso más el tener cerca algunos electrodomésticos.

Un caso muy típico es el de un microondas. Este tipo de electrodomésticos funciona generando ondas electromagnéticas en la frecuencia de 2,45 GHz, aproximadamente. Un router, como sabemos, puede funcionar en 2,4 GHz o 5 GHz. Es por ello que puede verse afectado si nuestro router o dispositivo con el que nos conectamos, está cerca del microondas.

Pero no es exclusivo de este electrodoméstico, ni mucho menos. También pueden mermar nuestra señal Wi-Fi otros aparatos que tengan mando a distancia o Bluetooth y que estén funcionando constantemente. Un ejemplo son algunos sistemas de transmisión de datos como ChromeCast. Este tipo de dispositivos pueden afectar al router y a la calidad de la señal.

Podéis hacer la prueba y realizar un test de velocidad y comprobar cómo este tipo de aparatos en funcionamiento hacen que la velocidad disminuya.

Aumentar cobertura Wi-Fi

 

Ahora bien, ¿cómo podemos evitar esto?

Lo principal, como hemos mencionado, es el lugar donde conectemos el router. Muchos usuarios, quizás por comodidad, optan por ponerlo junto a la tele, DVD y otros electrodomésticos. Para tener así todos juntos incluso conectados en la misma regleta. Lo ideal, lógicamente, es evitar esto.

Hay que evitar también ponerlo junto a paredes o muebles que puedan tapar, aunque sea parcialmente, la señal. Por ello lo ideal es colocarlo en una mesa elevada, por ejemplo. La altura también es algo a tener en cuenta, ya que lo mejor es que esté en una posición alta. De nada nos beneficia al nivel del suelo, por ejemplo.

Especialmente hay que intentar alejarlo de muros de carga, paredes gruesas, etc.

También, aunque esto depende de la disposición de nuestro hogar y desde dónde nos conectemos, es recomendable que esté en un lugar céntrico. De esta manera repartimos mejor la señal por toda la casa. Si por ejemplo lo ponemos en una habitación en un extremo, la señal hasta la otra punta puede llegar a perder bastante.

La calle. Nuestros vecinos. Eso nos puede afectar. La señal de otras redes de viviendas cercanas, el canal en el que nos conectemos, etc. En un artículo anterior hablábamos de cómo podemos hacer que no nos aparezcan redes de vecinos.

Y por supuesto el objetivo de este artículo: alejarlo de dispositivos eléctricos. Más aún de algunos como la televisión o el microondas.

En resumen, lo ideal es que nuestro router esté en el centro de la vivienda y así repartir mejor la señal. Que esté libre de aparatos eléctricos a su alrededor y no tenga grandes muebles o paredes que puedan bloquear la señal. Además, es importante que esté en una posición elevada.