HTTP y HTTPS: cuáles son sus diferencias y en qué consisten

Seguro que todos nos hemos dado cuenta de que al conectarnos a una Web hay dos opciones que son HTTP y HTTPS. Existen diferencias importantes relacionadas con la seguridad. En este artículo vamos a tratar de explicar en qué consisten. Es más importante de lo que podamos pensar. Siempre con la seguridad del usuario por delante. En los últimos tiempos ha aumentado el número de páginas que ha adoptado HTTPS.

HTTP y HTTPS

Como seguramente todos sabemos, HTTPS es la manera más segura de navegar en Internet. A continuación explicamos el motivo. Pero primero vamos a hablar de qué significa HTTPS. Se trata del protocolo de transferencia de hipertexto (Hypertext Transfer Protocol, en inglés). Es, básicamente, lo que nos permite la transferencia de información a través de la web.

El cliente o usuario de Internet realiza una petición al servidor. Este último envía un nuevo mensaje de respuesta. Estos mensajes son HTTP, texto plano. Sistema de funcionamiento del tipo “petición-respuesta”.

HTTPS, por tanto, es una mejora de HTTP que aumenta la seguridad. Así podremos navegar de forma segura. Cualquier dato que introduzcamos en el navegador irá de forma cifrada. No será posible que un hipotético atacante pueda leer nuestras credenciales.

Como podemos sospechar, la S que se añade al nombre significa seguridad. Concretamente Secure, en inglés. Hypertext Transfer Protocol Secure. Es así la manera más segura que tenemos de acceder a los servicios de Internet.

Todos los datos que pongamos para acceder a un sitio, solamente podrán ser vistos por nosotros mismos y por el servidor de destino. Ningún intermediario podrá visualizar el contenido.

Es de vital importancia utilizarlo cuando enviamos datos personales, contraseñas, cualquier actividad relacionada con cuentas bancarias, etc.

En qué consiste el HTTPS

Diferencias

Existen otras diferencias entre HTTP y HTTPS. Por ejemplo la primera utiliza el puerto 80 para comunicarse, mientras que la forma segura utiliza el 443. También en el caso de la forma segura funciona a través de certificado.

En definitiva, siempre que vayamos a realizar una acción importante, debemos asegurarnos de que se hace mediante HTTPS. En estas acciones hay que hacer mención especial a todo lo relacionado con bancos y transacciones. También cualquier cuenta sensible a la que debamos de acceder.

Como todo en la vida, tiene sus puntos negativos también. La diferencia entre HTTP y HTTPS es la seguridad, pero también en la velocidad. HTTPS nos ofrece una mayor seguridad, pero hace que naveguemos más lento. Esto es debido a la acción de cifrado y descifrado. En cualquier caso, para una navegación normal esto puede ser imperceptible.

Si has llegado hasta aquí porque tienes algún problema con la conexión de Internet, siempre podrás hacer un test de velocidad en nuestra Web. Una buena manera de comprobar que todo funciona correctamente.