Cómo interpretar los datos al realizar un test de velocidad

La velocidad de Internet es un aspecto muy importante para poder navegar por la red y aprovechar al máximo los recursos. Es algo que nos ayuda a mostrar posibles problemas y tratar de resolverlos. Cuando realizamos un test de velocidad nos aparecen varios resultados. En este artículo vamos a explicar cómo interpretar los datos y cuándo debemos de preocuparnos en caso de que no sean los esperados.

Diferencias si nos conectamos por cable o Wi-Fi

En primer lugar hay que mencionar que estos resultados dependerán en gran medida de cómo nos conectemos. Puede variar mucho si lo hacemos a través de cable o, por el contrario, mediante red inalámbrica. En el caso de conectarnos por Wi-Fi, la distancia al router, así como posibles muros, muebles e incluso otros electrodomésticos, juegan un papel fundamental en la calidad.

Como podemos imaginar, si nos conectamos por cable la pérdida de señal es mínima. Si lo hacemos de forma inalámbrica, es probable que perdamos velocidad y también calidad.

Pongamos un caso concreto de un usuario que tiene 300 Megabits de Internet contratados. Supongamos que son simétricos, por lo que tiene que obtener lo mismo tanto de subida como de bajada. Hacemos una prueba de velocidad y da los siguientes resultados.

En este caso el usuario no tendría que preocuparse por la velocidad, ya que le llega incluso ligeramente más de lo contratado. ¿Por qué ocurre esto? Normalmente las compañías suelen ofrecer algo más de lo que se contrata. De esta manera se aseguran que a los usuarios les llegue al menos la velocidad mínima contratada.

Aun así, hay que tener en cuenta que puede haber variaciones ligeras. Si recibimos 290 Megabits de bajada o de subida, por ejemplo, no es para alarmarnos. Sí habría que ver qué ocurre si por ejemplo recibimos 150 Megabits en alguno de los dos campos. En este caso algo habría mal.

Los motivos son muy variados. Puede haber algún problema de configuración, de hardware de nuestro equipo o incluso que tengamos malware en nuestros dispositivos. Sin embargo lo más común cuando un usuario recibe menos velocidad de la contratada suele ser porque realiza un test de velocidad conectado por Wi-Fi.

Si realizamos esta prueba cerca del router, los resultados pueden ser muy positivos y casi clavados. Sin embargo conforme nos alejamos del dispositivo los datos pueden empeorar notablemente. Incluso llegar a tener menos de un 50% de lo contratado.

Por tanto, para poder interpretar correctamente los datos al realizar un test de velocidad, lo ideal es que lo hagamos conectados por cable.

La velocidad al navegar por una web

El ping o latencia

Además de la velocidad de bajada o subida, también podemos tener el dato del ping o latencia. Este es el tiempo que tarda en comunicarse una conexión local con un equipo remoto. Se mide en milisegundos.

Mientras más bajo sea este ping, mejor. Especialmente es importante para aquellos que juegan online. Tener una latencia elevada puede ser un problema y habría que encontrar el motivo.