La importancia del cable de red para alcanzar una velocidad óptima

Cuando nos conectamos a Internet hay diferentes aspectos a tener en cuenta para que vaya bien. Una de las claves, como sabemos, es el router. Si este aparato no funciona correctamente podemos recibir menos velocidad de la que deberíamos. Pero también influye la tarjeta de red. Recientemente vimos cómo configurarla y comprobar que es adecuada. Pero también hay otro apartado que resulta vital para nuestra conexión. Es el cable que conecta nuestro equipo con el router. Para que nos llegue la máxima velocidad, este cable de red tiene que ser el adecuado.

Importancia del cable de red

Hoy en día la fibra óptica está muy instaurada en nuestras vidas. Poco a poco vamos dejando atrás al ADSL y esta nueva conexión llega a más hogares. Las velocidades son mucho mayores y alcanzan varios cientos de megas simétricos. Sin embargo puede que no nos llegue lo adecuado y el problema sea por el cable de red.

Si realizamos un test de velocidad podremos comprobar si nuestra velocidad es la que tenemos contratada o no. Si es inferior, algo hay mal. Imaginemos que tenemos contratados 300 megas simétricos pero únicamente nos llegan 100. Uno de los problemas puede ser el cable de red.

El cable de red puede estar adaptado a un máximo de 100 Mbps, al igual que las tarjetas Fast Ethernet. También pueden alcanzar 1 Gbps o incluso más. Por tanto, para que nos llegue una conexión de fibra óptica en su totalidad, lo ideal es contar con un cable de red que acepte al menos 1 Gbps.

También para servidores

En mi caso personal, al utilizar un disco duro servidor NAS conectado a mi router, notaba que la velocidad de transferencia de archivos era muy limitada. Me parecía extraño que no alcanzara al menos 5 ó 6 veces más de velocidad. Me di cuenta de que el problema estaba en el cable de red que conectaba el disco duro con el router, que estaba limitado. Al cambiarlo por uno que aceptara hasta 1Gbps el resultado fue mucho mejor.

Es por ello que esto mismo puede ocurrir a muchos usuarios. Los cables a simple vista no se diferencian y es posible que conecten el ordenador al router con alguno que no sea apto para las máximas velocidades de fibra óptica que tenemos en la actualidad.