Medidas de seguridad para proteger nuestro correo electrónico

El correo electrónico se ha convertido en algo fundamental en el día a día de muchas personas. Ya sea por motivos de trabajo, estudio o simplemente para estar en contacto con amigos o familiares, es una de las formas más utilizadas. En muchas ocasiones guardamos documentos importantes. Archivos adjuntos, por ejemplo, que tenemos que mantener. Por ello la seguridad es vital en estos casos. En este artículo vamos a hablar de algunos consejos para mantener la seguridad en el correo electrónico.

Contraseña fuerte

La primera medida de seguridad para nuestro correo electrónico es elegir bien la contraseña. Esto es fundamental. Nunca debemos utilizar datos que nos relacionen, como nuestro nombre o fecha de nacimiento. La clave tiene que ser fuerte.

Lo ideal es contar con letras (mayúsculas y minúsculas), así como números y otros caracteres. Jamás debemos de poner la misma contraseña que en otras cuentas. Imaginemos que la usamos para el registro de una página web, por ejemplo, y alguien nos averigua esa clave. Automáticamente sabría también nuestras credenciales para el e-mail.

Cuidado con el phishing

A través del correo electrónico nos pueden llegar falsos e-mails que se hacen pasar por uno legítimo. Esto se conoce como phishing y en un artículo anterior lo explicamos más a fondo. Lo que los ciberdelincuentes buscan con esto es que introduzcamos nuestros datos y hacerse con ellos.

Siempre que entremos en nuestro banco o cualquier cuenta sensible, debemos introducir la dirección en la barra. Nunca debemos entrar mediante un link.

Archivos adjuntos

Del mismo modo también debemos de prestar mucha atención a los archivos adjuntos que recibamos. Especialmente si ese archivo es un ejecutable. Jamás debemos de abrirlo si no conocemos la procedencia. Podría ser un malware que ponga en riesgo el buen funcionamiento de nuestro equipo.

Programas de seguridad

Otra manera importante de prevenir es utilizar programas y herramientas de seguridad. Además lo ideal es que estén actualizados. Así podremos combatir las amenazas más recientes.

Tener un antivirus es, por tanto, una buena medida para proteger nuestro correo electrónico.

No ponerlo públicamente

Si escribimos nuestro e-mail de manera pública estamos facilitando la tarea del spam. En caso de que lo vayamos a poner en algún lugar, lo ideal es escribirlo separado del @. Así evitamos que los rastreadores automáticos puedan hacerse con nuestro correo y utilizarlo para enviar mensajes de publicidad.

Sentido común

Quizás lo más importante de todo. El sentido común debe de estar presente. Siempre hay que desconfiar de aquellos correos electrónicos que nos lleguen y no tengamos la seguridad de saber su procedencia.