Cómo podría el propio navegador ralentizar nuestra velocidad de Internet

Algo que preocupa a los usuarios a la hora de conectarse a la red es la velocidad de Internet. Es un hecho. Pasan los años y las redes mejoran, tenemos mayor velocidad de bajada y de subida. Sin embargo también aumentan nuestras necesidades. La forma en la que navegamos hoy en día nada tiene que ver a cómo lo hacíamos hace una década. Ver vídeos en 4K, páginas pesadas, descarga y subida de archivos… Hoy nos vamos a centrar en un aspecto importante para navegar a buena velocidad: el navegador. Una mala configuración de nuestro navegador podría ralentizar la conexión a Internet.

Nuestro navegador podría ralentizar la velocidad de Internet

Siempre que realizamos un test de velocidad obtenemos unos resultados de cómo va la conexión en ese momento. Nos permite comprobar que todo va bien o que, por el contrario, existe algún problema que debemos solucionar. Es un buen termómetro de nuestra conexión.

La manera en la que utilizamos Internet es muy variada. Podemos utilizar aplicaciones muy diversas. Sin embargo es el navegador la que probablemente es más importante y la que más utilizamos. Tener una mala configuración o algún problema puede hacer que naveguemos más lento.

Vamos a explicar en este artículo qué debemos tener en cuenta para que nuestro navegador vaya correctamente. Qué posibles problemas puede haber para disminuir la velocidad.

Internet lento por culpa del navegador

Cómo mantener nuestro navegador en buen funcionamiento

Lo primero es mantener nuestro navegador limpio. Como sabemos, existen muchas extensiones y herramientas que podemos agregar. Algunas son muy útiles e incluso pueden mejorar la experiencia de uso. Sin embargo acumular muchas extensiones pueden acabar por ralentizar la conexión.

Es importante, por tanto, controlar nuestro navegador. Saber en todo momento cuántas extensiones tenemos activas e intentar eliminar aquellas que no utilizamos. Es la mejor manera de evitar una sobrecarga que pueda mermar la conexión.

Por otra parte, hay que prestar mucha atención a la seguridad. Cualquier navegador puede llenarse de adware y otras variedades de amenazas. Todo esto puede hacer que naveguemos más lento. Por ejemplo si se nos agregan barras de herramientas externas que no queremos. Incluso podemos estar infectados por adware que inunde todo de anuncios cuando abrimos páginas. También puede pasar que se abran ventanas emergentes constantemente.

Para evitar todo esto lo ideal es contar con programas y herramientas de seguridad. Para el propio navegador existen extensiones que nos protegen del malware.

Pero si hay un aspecto que puede perjudicar al buen funcionamiento del navegador son los mineros ocultos de criptomonedas. Esto no solamente ralentiza nuestro equipo, sino que también puede hacer que naveguemos más lento por Internet.