Qué aspectos debemos tener en cuenta en un router gaming

Cuando hablamos de jugar online, no influye únicamente la velocidad de Internet. Tenemos que tener muy en cuenta el ping, por ejemplo. De eso hablamos en un artículo anterior. Pero también importa el cableado y nuestro router. Muchos usuarios optan por comprar un router gaming. En este artículo vamos a hablar de qué aspectos debemos tener en cuenta para elegir un router adecuado para jugar online.

Elegir el router gaming

El router es la puerta de entrada de Internet. Es el aparato más importante para que nos funcione correctamente la conexión. Los más modernos de hoy en día están capacitados para darnos una estabilidad más que suficiente. Podemos navegar, ver vídeos, sin problemas. Sin embargo los más exigentes buscan tener el mejor router gaming para evitar cualquier problema.

El hardware

Algo que tenemos que tener en cuenta es el hardware interno. Aquí entra en juego tanto el procesador como la memoria. Como si de un ordenados se tratase, un router requiere de un buen hardware para funcionar. Mientras más potencia tenga el procesador, mejor. Si podemos contar con varios núcleos, todavía mejor.

También la RAM, como hemos mencionado, es importante. Aquí lo ideal es contar al menos con 512 MB.

Cableado y puertos

Es importante el cableado. Para ello también se requiere que tanto nuestro router como nuestro dispositivo sea compatible con ese cable. Hablamos del puerto Gigabit. Nos permite alcanzar la máxima velocidad. Si tenemos un router que sólo admita Ethernet, estaremos desaprovechando para jugar nuestra fibra óptica de máxima velocidad.

En un artículo anterior hablamos de la diferencia entre 2.4 GHz y 5 GHz. Nuestro router gaming es ideal que cuente con dual banda. Además debe de tener soporte para el estándar WiFi 802.11ac. Así exprimiremos más nuestro dispositivo a la hora de jugar.

El estándar WiFi

Hay diferentes variantes respecto al estándar WiFi. Uno de los mejores es el WiFi AC5300, que sería perfecto para un router gaming. Pero también los hay de menor nivel y que igualmente servirían para nuestro objetivo.

La función QoS o Calidad del servicio. Esto nos permite priorizar el rendimiento de ciertas aplicaciones. En este caso nos centraríamos en los juegos. Podemos decir que dé prioridad de conexión a un determinado juego.

Pero ante todo, y como podemos imaginar, nuestra conexión debe de funcionar sin problemas. Una buena prueba es realizar un test de velocidad. Así comprobaremos si nos llega la velocidad que debería.