Tipos de contraseñas WiFi y qué es lo mejor para nuestra seguridad

Una de las cosas más importantes que tenemos que tener en cuenta en nuestro router WiFi es la contraseña. Normalmente traen una clave por defecto. Lo más adecuado es cambiarla. Con esto lograremos reducir el riesgo. Evitar que se conecten a nuestra red. Pero existen medidas para aumentar la seguridad de una contraseña. No todas las claves son iguales. Algunas son más fuertes que otras. Explicamos algunos consejos.

Tipo WEP

Uno de los tipos de cifrados que nos encontramos es el WEP (Wired Equivalent Privacy). Fue de los primeros introducidos para nuestros routers. No es el más indicado para poner. Es un cifrado de nivel 2, basado en el algoritmo de cifrado RC4. Este tipo de algoritmo utiliza claves de 64 bits o de 128.

Es una forma antigua y que fue reemplazado hace años. En la actualidad prácticamente no se usa.

Tipo WPA

El siguiente cifrado fue el WPA, que llegó para sustituir al WEP. Trajo diferentes mejoras en cuanto a la seguridad. Una de las diferencias es que adopta la autenticación de los usuarios mediante el uso de un servidor.

Tipo WPA2

Una mejora del anterior llegó con el WPA2. Actualmente es un sistema de seguridad recomendable para utilizar en nuestro router. El añadido PSK otorga aún mayor protección frente a intrusos.

Tanto WPA como WPA2 pueden obtener el cifrado de dos formas distintas: TKIP y AES. Lo mejor es AES. Protege mejor nuestra red y además mejora la velocidad frente a TKIP.

Cómo elegir la contraseña

En cuanto a la contraseña en sí, debemos de evitar cosas básicas como nuestro nombre, fecha de nacimiento o cualquier dato relacionado con los usuarios que se conecten a esta red WiFi. Alternar letras con números, así como símbolos y que tenga el tamaño máximo, es una buena idea.

Imaginemos una contraseña del tipo: L43#-9sJ2_o sería mucho más eficaz que utilizar nombres comunes.

Mejorar la seguridad adicional

Otra opción muy interesante, aunque requiere de cierta configuración, es la de ocultar nuestra red. Para ello debemos hacer que el SSID no sea visible. Aunque hay programas que pueden rastrear redes ocultas, al menos dificulta la tarea.

También podemos elegir qué aparatos queremos que se conecte a nuestra red. Esto hace que cualquier otro dispositivo ajeno, aunque tenga la contraseña, no pueda conectarse. Lo logramos creando una lista de MAC permitidas. Cada dispositivo cuenta con una MAC.

Sobre todo, lo mejor es usar el sentido común en muchos casos. Ver de vez en cuando cuántos dispositivos hay conectados o incluso ver el registro de las últimas 24 horas y comprobar si alguien se ha conectado sin que lo sepamos.

En resumen, para tener nuestro router seguro lo mejor es contraseña WPA2-TKIP. Hay que añadir la posibilidad de ocultar nuestra red. También permitir únicamente conectarse a los dispositivos seleccionados. Básicamente con estas tres medidas, ganamos mucha seguridad. Es cierto que ninguna es 100% fiable, ya que todo puede romperse. Pero al menos pondremos las cosas difíciles.