¿Qué velocidad de Internet necesitamos realmente?

El Internet que tenemos ahora no tiene nada que ver con el de hace unos años. Tampoco lo es el contenido que hay en la red. Esto quiere decir que con un Internet de hace 15 años no podríamos conectarnos ni utilizar muchos servicios actuales. ¿Os imagináis ver vídeos en YouTube a 4K con un ADSL de 128 Kbps? Sin embargo muchos usuarios no necesitan las máximas velocidades que se ofertan. En este artículo vamos a explicar qué velocidad de Internet necesitamos realmente.

Conocer la velocidad de Internet

Lo primero de todo es que podemos saber fácilmente cuál es nuestra velocidad de Internet con un simple test. Así conoceremos realmente cuánto nos llega y lo que tenemos contratado. Importante para conocer posibles defectos de nuestra red.

Una vez sepamos qué velocidad nos llega, pasamos a entrar en detalle sobre cuánta velocidad necesitamos para ciertas cosas que hagamos en Internet.

Navegar y ver el correo

Empezando por lo más básico como es navegar y leer el correo. Para esto nos bastaría una conexión de 3mb. Es cierto que depende de qué páginas visitemos. Por ejemplo si es una que contiene imágenes pesadas o vídeos requerirá más que una simplemente con texto. Pero podríamos decir que para navegar por Internet y leer el correo, 3mb podrían ser suficientes.

Por lo que con casi cualquier velocidad que se oferta en la actualidad en España nos valdría.

En un escalón similar se encontraría el utilizar Internet para compartir por redes sociales. Esto quiere decir subir alguna fotografía a Facebook, poner un tuit, etc. No necesitaríamos más que 3-4mb para ello. Claro que si vamos a subir de golpe una tira de fotografías de viaje, este proceso tardaría menos cuanta más velocidad tengamos contratada.

Ver vídeos

Una de las cosas donde más importa la velocidad es a la hora de reproducir vídeos. Aquí entra en juego la calidad. No es lo mismo HD 720p (o incluso ni HD) que 4K. Aquí, teniendo en cuenta datos proporcionados por Google para reproducir vídeos en YouTube, para 720p bastaría con 1,5mb y para 1080p harían falta 4mb.

Caso aparte es el del 4K. Para reproducir vídeos en Netflix con garantías, necesitaríamos al menos 15,6mb.

Por tanto, podríamos decir que todo lo que hemos visto hasta ahora, incluyendo vídeos en 4K, lo podríamos hacer con un ADSL aceptable (al menos 20mb). Pero claro, esto suponiendo que utilizamos nuestro ancho de banda exclusivamente para ello. Pongamos que en nuestro hogar hay varios dispositivos conectados a la vez. O que incluso en un único ordenador estamos descargando algún archivo, además de ver un vídeo en 4K.

En estos últimos casos necesitaríamos una mayor velocidad, que es lo que otorga la fibra óptica.

Subida de contenido a Internet

Quizás aquí es donde más se nota la diferencia. En mi caso personal, el paso de ADSL a fibra óptica no lo noté de forma significativa a la hora de navegar. Pero sí lo noté, y mucho, al subir vídeos pesados a YouTube, por ejemplo.

Para subir contenido como puede ser un vídeo (generalmente puede pesar sobre 1gb), la diferencia es notable. No es lo mismo hacerlo a una velocidad contratada de 2mb de subida, lo cual tardaría una hora o más, que hacerlo con 300mb simétricos que se subirían en cuestión de minutos.

En resumen, para aquellos usuarios que utilicen Internet para navegar, enviar correos electrónicos, ver algún vídeo sin ser en 4K y no suban archivos muy pesados, les valdría una conexión ADSL.

Para aquellos que jueguen online, reproduzcan vídeo en 4K o necesiten subir archivos pesados a la red, lo más conveniente es disponer de fibra óptica si es posible.