Cómo ver posibles conexiones sospechosas en Windows

Muchas veces cuando nuestro equipo ha sido afectado por un malware, eso se traduce en pérdida de velocidad. Es por ello que un buen método para ver si todo va correctamente es realizar un test de velocidad. Así podremos comprobar si nos llega realmente la velocidad que nos corresponde. Cuando un equipo está infectado por virus, troyanos o malware de cualquier tipo, puede ralentizarse la conexión. En este artículo vamos a ver cómo comprobar posibles conexiones sospechosas.

Ver conexiones sospechosas

Con un test de velocidad podemos comprobar que todo va bien. Si vemos que no nos llega la velocidad que nos corresponde, es que hay algún fallo. Este problema puede ser de muy diversas causas. Pero una de ellas, y bastante frecuente, es que tengamos programas ilegítimos utilizando nuestra conexión. En otras palabras: puede que tengamos algún tipo de malware en el equipo.

En Windows podemos ver todos los programas que están utilizando nuestra conexión en un momento dado. Para ello existen diferentes herramientas y aplicaciones. Una de estas aplicaciones es TCPView. Con ella podremos haber todos los procesos activos.

Ver conexiones sospechosas con TCPView

Si vemos alguna conexión sospechosa, que no sepamos de dónde procede, debemos de tener cuidado. Basta con buscar el nombre en algún buscador y encontrar información. Si se trata de un malware es posible que encontremos referencia y podamos buscar así una solución. También nos permite finalizar procesos y cerrar la conexión.

Símbolo del sistema

Por otra parte, el propio Windows ofrece la posibilidad de ver las conexiones activas sin necesidad de instalar ningún programa. Para ello debemos de utilizar el símbolo del sistema. Hay que escribir el comando netstat -abf 5 > activity.txt. Posteriormente podremos utilizar el parámetro –a para ver todas las conexiones y sus puertos y el parámetro –b para ver qué aplicación ha ordenado esa conexión.

De la misma forma que vimos con la aplicación TCPView, podremos comprobar alguna conexión sospechosa. Basta con poner su nombre en algún buscador e informarnos.

Lo mejor, como decimos siempre, es mantener nuestro equipo perfectamente actualizado. También contar con software de seguridad. Sólo así podremos hacer frente a posibles amenazas que pongan en riesgo el buen funcionamiento. Existen numerosos programas y herramientas de seguridad. No basta con tener únicamente un antivirus.